Atrás
ISBN978-84-339-0829-2
EAN9788433908292
PVP CON IVA29.75 €
NOTA DE LA EDITORIALNo disponible. La editorial indica que está descatalogado o agotado indefinidamente
NÚM. DE PÁGINAS910
COLECCIÓNPanorama de narrativas
CÓDIGOPN 359
TRADUCCIÓNRolando Costa Picazo
PUBLICACIÓN01/05/1996
COMPARTE EN:

Oswald (Un misterio americano)

Después de más de treinta años, Lee Harvey Oswald continúa siendo uno de los personajes más enigmáticos de la historia contemporánea. Se sabe todo, o casi todo sobre su víctima, el carismático John Kennedy. Todo, excepto el porqué de su muerte, y quizás el quién, o el quiénes, dado que para muchos Oswald no es sino el chivo expiatorio, o la tapadera de una trama mucho más compleja que la explicada por la historia oficial. Mailer, abandonando caminos ya trillados, no se pregunta quién mató a Kennedy, sino quién era Oswald, el supuesto asesino. Quizá respondiendo a la segunda pregunta, desentreñando la compleja personalidad, la azarosa vida del «primer gran fantasma americano», como lo denomina Mailer, podremos dar una respuesta más convincente a la primera.

En 1959, cuando tenía sólo decinueve años, Oswald «desertó» a la Unión Soviética y, tras renunciar a la ciudadanía americana, fue enviado a Minsk. Vivió más de dos años en esta ciudad, trabajó montando radios, le fue asignado un pequeño apartamento —espléndido para los estándares de la Unión Soviética–, aprendió la lengua del país, y se casó con Marina, un joven rusa. Y también estuvo bajo la permanente vigilancia de la KGB, que sospechaba que el joven era un agente de la CIA. Después del colapse de la antigua URSS, Norman Mailer pasó en 1993 seis meses en Minsk, tras las huellas del «fantasma». El resultado de sus exhaustivas investigaciones, ocupándose de todos los que conocieron y trataron a Oswald, es la apasionante primera parte de este libro, «Oswald en Minsk con Marina».

En la segunda parte, «Oswald en América», Mailer reconstruye el ámbito social y familiar de Lee Harvey Oswald tras su regreso a América, con su cohorte de turbios personajes —entre ellos, la peculiar comunidad de rusos blancos, y un «noble» exiliado que parece haver actuado como enlace entre la CIA, Duvalier, y algunos otros grupos de poder—. Y reconstruye también la infancia de este auténtico «perdedor», de este antihéroe americano, condenado quizá desde muy pronto, como el Gary Gilmore de La Canción del Verdugo, a ser una víctima y un verdugo de esa terrible América profunda que Mailer tan sabidamente ha sabido diseccionar.

«No es una ficción, pero Mailer edifica esta historia monumental apoyándose en su talento de novelista: él sabe que el quién, analizado con inteligencia, nos llevará al por qué. Y entonces, en esta selva de espejos, quizás entreveamos la verdad... Oswald no fue un ejemplo del absurdo posmoderno sino uno de sus mesías: una inspiración para todos los inadaptados de ojos vidriosos. No mató a Kennedy para impresionar a Jadie Foster. Lo mató para seducir a Clío, la musa de la historia» (Martin Amis).

«Norman Mailer en su máximo esplendor, y eso significa que Oswald es una lectura apasionante» (Robert Stone, The New York Review of Books).

«Su mejor obra desde La Canción del Verdugo... Uno de los grandes misterios de América ha encontrado a su mejor intérprete» (Joseph Finder, The Washington Post).

«Al final de su investigación, Mailer no sólo ha encontrado tragedia, sino también patetismo, y absurdo. Sobre todo ello su libro arroja una luz incomparable» (Pierre Briancom, Libération).

«Prolífico y provocador, el incansable aguijoneador de la buena conciencia americana ha escrito otro libro ineludible» (lsabelle Flemeyer, Lire).

 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.