El Anticuerpo


Cuando empezamos a leer encontramos en las novelas al amigo mayor que nos abre los ojos y la cabeza. Algunas de las mejores historias que nos han contado son, de hecho, relatos de una amistad entre un adolescente con hambre de aventuras y un adulto que alimenta sus sueños. Hawkins no pudo resistirse al poder de encantamiento de John Silver, y de la relación entre Huckleberry y el negro Jim lo que queda, como escribió Bolaño, es una lección de amistad que es también una lección de civilización de dos seres totalmente marginales que se tienen el uno al otro y se cuidan sin ternezas ni blanduras. El protagonista de El Anticuerpo llega, atravesando los tejados de su pueblo, a una isla en la que un náufrago se consume bajo el sol. El náufrago sabe que de esa isla que es la casa del cura nadie puede rescatarlo, pero agradece la compañía de ese loco que anda por los tejados. Josu es una rata punk que no soporta el azul del cielo y echa de menos el olor de las cloacas. Los dos amigos se parecen más de lo que creen. A ambos les gustan los problemas y son unos traidores a la realidad. Julio José Ordovás ha querido relatar, en su primera novela, el aprendizaje de vivir fuera del orden y cuesta abajo. En la España de los ochenta, Cristo abandonaba las procesiones, se iba de bares y de conciertos y amanecía en un portal con una jeringuilla clavada en cada brazo. España cambiaba para seguir siendo la misma de siempre. Un país beato, represivo, resignado y lleno de moscas. Si Long John Silver era un pirata y Jim un esclavo, Josu es un yonqui. Ni tiene nada ni espera nada. Pero no ha perdido las ganas de reírse y aún le quedan fuerzas para columpiarse sobre el abismo.

«Va construyendo página a página el que probablemente sea el proyecto literario más firme, hondo y honesto entre nuestros treintañeros… Estupenda novela breve… Una historia escrita con oficio, con soltura, con ganas, con la convicción de un veterano que sabe bien lo que quiere y, sin intentar genialidades, lo obtiene a la primera, sin aparente esfuerzo. No es desde luego una primera novela al uso, sino más bien una narración propia de alguien experimentado, hecha con eso que llamamos técnica pero ante todo con la libertad insuperable que proporciona el talento… Con belleza dura, con imágenes de tremenda fuerza, se va desarrollando una Bildungsroman yonqui, una novela narrada, sin ninguna afectación pero con altura, desde el punto de vista de un adolescente, casi un niño, en un pueblo de la desorientada España de los primeros años ochenta. El mundo del protagonista se amplifica y se desdobla al conocer al heroinómano Josu… Estrictamente inolvidable» (Juan Marqués, La Vanguardia).

«Una narración sobre la adolescencia, una novela de formación bastante infrecuente: a muchos lectores, de entrada, su protagonista les podría recordar a Holden Caulfield, el niño-mayor de "El guardián entre el centeno" de J.D. Salinger (...) Julio José Ordovás ha escrito un libro distinto, turbador, nada complaciente y acaso infernal, descarnado casi siempre, sincero, brillante y pleno de destellos» (Antón Castro, Heraldo de Aragón).

«Un autor singular… Una prometedora primera novela» (Santiago Aizarna, El Diario Vasco).

«Un transgresor piel roja… Don Juan Valera manifestaba que “cuando se tiene algo que decir y se sabe cómo decirlo, escribir es fácil”. Es el caso de El Anticuerpo, primera novela de Julio José Ordovás (Zaragoza, 1976), diarista, poeta y colaborador cultural. Estamos ante una obra transgresora, con un zigzagueante argumento que combina la nostalgia con el recuerdo cruel de infancia y adolescencia, en el seno de una trama de significado simbólico y toques de realismo mágico… Una especie de Amarcord estepario y desolado… La sombra de Huckleberry Finn es alargada y aquí su influencia, felizmente rebelde, innegable… Una novela, por su transgresora originalidad, de inexcusable lectura» (Jesús Ferrer, La Razón).

«Una novela de iniciación recorrida por una poesía tan áspera como absorbente» (Ignacio Martínez de Pisón).

«El Anticuerpo, la leas como la leas, del anverso al reverso, a la viceversa, en diagonal al frente o como jugando a la rayuela, te atrapa. Es lo que tiene la buena literatura, como las auténticas joyas, que las mires por donde las mires siempre deslumbran» (Juan Domínguez Lasierra, Heraldo de Aragón).

«Ordovás sorprende con una historia de historias mínimas en la que sobresale el aliento poético de su escritura, concisa y precisa, y las originales imágenes… Una novela que estimula al lector para que no pierda la pista de la siguiente obra de este autor» (Iñigo Urrutia, El Diario Vasco).

«Adictivo como la heroína, porque hay tiniebla en él, porque acoge luces en su interior, porque incendia en su afán por extremar la voz propia, esto es, el estilo… La novela avanza como un río ancho y majestuoso… Julio José Ordovás ha querido relatar, en su primera novela, que se recorre como un diario y tiene pasajes propios del ensayo, el aprendizaje de vivir fuera del orden y cuesta abajo» (Carlos Calvo, El Pollo Urbano)

Esta obra ha recibido una ayuda a la edición del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

 

 
VERSIÓN EBOOK
ISBN978-84-339-3493-2
EAN9788433934932
PVP SIN IVA9.08 €
PVP CON IVA10.99 €


Ordovás, Julio José


Julio José Ordovás nació en 1976 en Zaragoza, ciudad en la que reside. Colabora en distintos periódicos y revistas. Ha cultivado diversos géneros, de la poesía (Una pequeña historia de amor) al diario (En mediode todo). Su primera novela, El Anticuerpo, se tradujo al inglés y al francés: «Búsqueda –feliz, podemos avanzarlo ya– de un lenguaje sencillo pero marcadamente poético, capaz de convertir cuanto se nos está contando en una caja de resonancia de efectos duraderos e insospechados. Personalidad distinguible» (Milo J. Krmpotic´, Qué Leer); «Un autor singular... Una prometedora primera novela» (Santiago Aizarna, El Diario Vasco); «Va construyendo página a página el que probablemente sea el proyecto literario más firme, hondo y honesto entre nuestros treintañeros... Estupenda novela breve... Una historia escrita con oficio, con soltura, con ganas, con la convicción de un veterano que sabe bien lo que quiere y, sin intentar genialidades, lo obtiene a la primera, sin aparente esfuerzo. No es desde luego una primera novela al uso, sino más bien una narración propia de alguien experimentado, hecha con eso que llamamos técnica pero ante todo con la libertad insuperable que proporciona el talento... Estrictamente inolvidable» (Juan Marqués, La Vanguardia).

Fotografía © Vicente Almazán



OTRAS OBRAS DE Julio José Ordovás
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.