Egipto

Roberto Brest es un militante de la mediocridad acostumbrado a la tristeza, un ser consumido por el hastío, un licenciado en medicina metido a peón de fábrica, un escritor que no escribe... Hasta que una noche, al regresar a casa y ponerse frente al espejo del ascensor, recuerda un suceso que ocurrió veintidós años atrás y que él, todavía adolescente, había conocido por los periódicos de la época: el suicidio de un hombre que, tras ver cómo su selección de fútbol perdía ante Inglaterra, se ahorcó en la cocina de su casa de El Cairo, dejando escrita una nota en la que, con la siguiente frase, justificaba su acto: «Tras la derrota de Egipto, ya nada tiene sentido.» Esta frase, que Roberto Brest juzga de una extraña lucidez y un humorismo casi perfecto, despertará en su interior un inusitado deseo de transformación. Esa misma noche, aún frente al espejo del ascensor, y mientras repite mecánicamente la frase del suicida, tomará la determinación de cambiar de vida. 

Y así es como comenzará Egipto, que es el nombre que Roberto Brest otorgará al diario personal en el que pretende ir consignando todas sus aventuras y transformaciones: un plan que, como todos los planes importantes, es secreto, enigmático, impredecible. Egipto es también el terreno exótico de lo desconocido, el espacio virgen y misterioso que ocupan las vidas que no nos atrevimos a acometer.

A tientas, sin medios ni estrategias, el protagonista empezará a buscar un nuevo lugar en el mundo lejos de la realidad empantanada y gris en la que hasta entonces ha vivido. No tardará sin embargo en descubrir las dificultades de su tarea, ni hasta qué punto puede resultar peligroso enfrentarse a uno mismo para apostar por la vida. Su existencia se irá transformando, pero en una dirección muy distinta a la que había previsto. La precariedad económica, los problemas en su relación con Yolanda (una economista que gana cuatro veces más que él), su frustración literaria, el alcoholismo..., le llevarán a una situación desesperada para, posteriormente, en un último intento por aferrarse a la vida, buscar en los márgenes de la realidad una coartada que le mantenga a flote. La encontrará en Persons, un estrafalario y misterioso personaje que le ofrecerá un arriesgado proyecto de dudosa legalidad.

Con motivo de la publicación de Lo importante es perder, su primera novela, acogida con excelentes reseñas, Francisco Solano escribió en El País:  «Seguro que Pérez Subirana puede escribir novelas aún mejores.» Un pronóstico acertado.

ISBN978-84-339-7125-8
EAN9788433971258
PVP CON IVA15 €
NÚM. DE PÁGINAS256
COLECCIÓNNarrativas hispánicas
CÓDIGONH 387
PUBLICACIÓN07/11/2005
COMPARTE EN:
 


Manuel Pérez Subirana


Manuel Pérez Subirana nació en Barcelona en 1971, ciudad en la que se licenció en Derecho. Lo impor­tante es perder fue su primera novela, publicada en la colección Narrativas Hispánicas, un debut excelente, como recogió unánimemente la crítica: «Una prosa madura, de párrafo largo y comparaciones e imáge­nes de raíces proustianas, y desde luego inusitada para una primera novela. Un autor dotado de un len­guaje heredero de la mejor narrativa y con un mun­do densamente propio» (Joaquín Arnáiz, La Razón); «Con pulso sostenido, trenza hábilmente los lances etílicos -la visita al burdel, con el mareo trasladado a la sintaxis, es magnífica- con una grávida capaci­dad de reflexión, donde entrevera humor, filosofía práctica y adaptación a la derrota. Seguro que Pérez Subirana puede escribir novelas aún mejores» (Francisco Solano, El País); «Ha dado con el tono adecuado, entre cáustico y autocompasivo, que mezcla certeramente lo reflexivo y lo sentimental. Es decir, ha logrado crear una voz. Destaca la gran ca­pacidad de Pérez Subirana para tratar temas como la amistad, el amor, la soledad, la madurez, el auto­conocimiento, con esa difícil facilidad que hace re­conocibles a los escritores de buena ley» (Marcos Maurel, El Periódico); «Muy prometedor debut litera­rio» (Carles Barba, La Vanguardia); «Para mí lo más interesante de esta novela es su carácter híbrido en­tre narración y ensayo» (Antonio Garrido, Córdoba); «Con ácidas reflexiones sobre el amor y el hastío la­boral, este libro representa un buen manual para perdedores» (Carlos Ranedo, Era); «Lo importante es perder augura que vendrán más libros de Manuel Pérez Subirana (Barcelona, 1971). Yo que usted los iría reservando» (Antonio Fontana, ABC). 



OTRAS OBRAS DE Manuel Pérez Subirana
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.