Atrás
ISBN978-84-339-2525-1
EAN9788433925251
PVP CON IVA16 €
NÚM. DE PÁGINAS374
COLECCIÓNCrónicas
CÓDIGOCR 25
TRADUCCIÓNMiguel Martínez Lage
PUBLICACIÓN18/04/2006
COMPARTE EN:

Entre los vándalos

En 1982, Bill Buford subió a un tren en una estación rural, en Gales. El tren estaba en manos de un nutrido grupo de aficionados al fútbol que habían comenzado su metódica destrucción; las fuerzas policiales fueron incapaces de impedirlo. Antes de llegar a Londres, el tren quedó fuera de servicio. Bill Buford, norteamericano residente en Gran Bretaña, jamás había presenciado una conducta parecida entre los aficionados al fútbol: nunca había visto a un «hooligan» inglés, a un «vándalo». ¿Había alguien que realmente tuviese conciencia de lo que sucedía todos los sábados en todos los rincones del país? ¿Por qué no se había parado nadie a escribir en serio acerca de ellos? Durante los ocho años que siguieron -los años de las revueltas en los ferries que cruzaban el Canal de la Mancha, de las reyertas en la calle, en los alrededores de los campos de fútbol, de las tragedias de Heysel y de Hillsborough, de la violencia desatada en el Mundial de 1990-. Buford se aprestó a viajar con los hinchas. Viajó con ellos por Gran Bretaña, Italia, Turquía, Grecia y Alemania. Asistió a reuniones del National Front y fue testigo del saqueo de un pub. Vio apuñalamientos, escenas de violencia extrema -en uno de los casos, la violencia sólo pudo detenerse con la llegada de un tanque del ejército-. Conoció a personas con apodos tales como Pete Parafina, Sammy el Caliente, Cabeza de Piedra... Se hizo amigo de otros, muchos de los cuales están hoy en la cárcel: carteristas, tironeros, atracadores, traficantes de cocaína, comerciantes de dinero falsificado, e incluso conoció a uno que le arrancó a un policía el ojo de un mordisco.

 


Buford, Bill


Bill Buford nació en Baton Rouge, Louisiana, en 1954. Estudió en la Universidad de California y obtuvo una beca Marshall para proseguir sus estudios en el King's College, en Cambridge. Desde 1979 fue el impulsor de Granta, una de las más prestigiosas, influyentes e imaginativas revistas literarias contemporáneas, en su mítica época de los años 80, y luego director de ficción en el New Yorker. Ahora se dedica sólo a escribir.

Foto © David Braunstein



OTRAS OBRAS DE Bill Buford
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.