25/04/2019
'Herralde', por Jordi Llovet

Hay una frase en la Fenomenología del espíritu, de Hegel, que dice literalmente: "Am Anfang ist das Resultado", es decir, al inicio de cualquier cosa ya se ve cómo acabará. Así queremos empezar hoy esta columna dedicada a Jordi Herralde, fundador y editor de Anagrama.

Hace pocos días recibía en Barcelona la Medalla de Oro al Mérito Cultural, y acababa de celebrar un acto en el que, junto con Beatriz de Moura y otros editores, ponía la documentación y las correspondencias de su larga carrera como editor al servicio de una entidad pública. No hay que recordar que el año 2002, fue distinguido con el Reconocimiento al Mérito Editorial en la Feria del Libro de Guadalajara (México), en 2003 con el Premio Nazionale per la Traduzione del Ministerio per i Beni Culturali de Italia, el año 2005 con la distinción de Oficial de Honor de la Excelentísima Orden del Imperio Británico y el Premi Grinzane Editoria, y que el año 2006 fue nombrado, en Francia, Commandeur de l’Ordre des Arts et des Lettres. Añadamos muchos otros premios y honores recibidos en España y Cataluña, tantos que yo mismo, que le aprecio por él mismo y por su mujer, aquel esplendor llamado Lali Gubern, no sería capaz de recordar todos. Si Herralde se pusiera todas las medallas que representan estas distinciones, parecería un militar de alta graduación, cargado de méritos, tras una guerra mundial.

Pero volvamos al principio de la columna: Herralde ha sido honrado por varios países y entidades, pero nuestra idea es que todos estos honores -en su caso como en otros casos de hombres y mujeres de gran valor- los podía haber recibido a las primeras de su carrera como editor, publicista, escritor y promotor de una serie de autores que editó y promocionó. Como decía el filósofo, al principio de la carrera de Herralde ya se veía que los resultados serían los que han sido. Es un hecho, de carácter intuitivo, que de una persona a menudo se puede tener una alta opinión proyectada en el futuro cuando apenas comienza a mostrar a la sociedad, y en especial en la república de las letras, una actitud, unos valores, una manera de hacer, una perseverancia, una competencia y una dignidad tales que deberían ser premiadas, como quien dice, de antemano.

De hecho, los autores que él ha editado con cuidado especial, o que ha descubierto abriéndoles una fértil perspectiva, le han observado fidelidad y confianza desde el principio. En nuestro caso le ofrecemos hoy, renovadas, una admiración y una amistad que tiene más de cuarenta años de existencia.

 

Traducción del artículo en catalán escrito por Jordi Llovet en Diari Ara, "Herralde" el 09 de abril de 2019.


COMPARTE EN:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.