Atrás
ISBN978-84-339-7065-7
EAN9788433970657
PVP CON IVA22.00 €
NÚM. DE PÁGINAS496
COLECCIÓNPanorama de narrativas
CÓDIGOPN 604
TRADUCCIÓNJavier Calzada
PUBLICACIÓN01/04/2004
COMPARTE EN:

Globalia

«Libertad. Seguridad. Prosperidad»: así reza la incuestionable divisa de Globalia, único megaestado planetario en un futuro no muy lejano; una federación de regiones cubiertas por gigantescas cúpulas que, además de regular su clima, las separan y protegen de las llamadas no-zonas, inhóspitos parajes poblados por indigentes y terroristas enemigos de Globalia.

«¿Cómo es posible defender la libertad contra ella misma? Garantizando a todos la seguridad. Seguridad es libertad. Seguridad es protección. Protección es vigilancia. Luego vigilancia es libertad.» Con implacable lucidez y desatada imaginación Jean-Christophe Rufin (premio Goncourt 2001) ofrece una atrevida sátira política en la que desmenuza con ironía los resortes de la oligárquica democracia neoliberal. Tras las sangrientas diferencias de nación y raza, en Globalia se ha impuesto una uniformadora democracia universal: libre, perfecta y total. La sociedad disfruta ahora de salud y prosperidad plenas pero está adocenada en un paroxismo consumista de pensamiento no ya único sino ausente. Todos hablan el mismo idioma, son ecologistas radicales, neurasténicos, ociosos y adictos a la cirugía estética. Para conservar la cohesión de esta democracia veladamente totalitaria se mantiene a la población en un inconsciente ensimismamiento mediático (la memoria histórica ha sido abolida) y, sobre todo, atemorizada por los continuos ataques terroristas. Como el impacto de estos atentados está disminuyendo, las autoridades globalianas han decidido crear ellas mismas, ocultamente, un Nuevo Enemigo que garantice ese terror aglutinador. El nuevo rostro del enemigo no será ya el de un adversario real sino un elemento del sistema cuya función es en realidad cimentar aún más sus valores... Una divertida a la vez que sombría farsa con la que Jean-Christophe Rufin planta un espejo ante la dudosa prosperidad de la sociedad contemporánea y nos muestra el nada complaciente reflejo distorsionado de un futuro probable.

«Globalia no es una novela de ciencia ficción. Es la crítica de un mundo en el que la humanidad apenas vegeta... Y por encima de todo es una brillante historia que continúa la tradición de las grandes novelas de anticipación allí donde la habían dejado obras como 1984 o Farenheit 451» (Elle).

«Globalia mezcla el tratado político con la sátira y la farsa más aceradas. Rufin posee la extravagancia desenfrenada de Swift, al tiempo que se inserta en la tradición de Orwell. Es una apuesta segura afirmar que esta novela dejará huella» (Claire Julliard, Le Nouvel Observateur).

«La imaginación de Rufin no tiene límites. Déjense transportar por su suspense, sus giros inesperados... y el mero placer de una novela cuyos personajes y situaciones desarrollan una valerosa fábula política» (Bernard Pivot).

«Globalia cuestiona cómo el significado de ideales tales como democracia, libertad e igualdad puede ser socavado si es llevado a su extremo... Un escenario de formato Orwell» (Time).

«Rufin describe un futuro aterrador... extrañamente parecido a nuestro presente» (Frédéric Beigbeder).

 


Rufin, Jean-Christophe


Jean-Christophe Rufin (1952), médico de profesión, lleva muchos años involucrado en diversas ONG y comités gubernamentales de ayuda humanitaria: ha sido vicepresidente de Médicos sin Fronteras, ha trabajado en la Cruz Roja francesa y en 2003 fue nombrado presidente de Acción contra el Hambre. Ha escrito diversos ensayos políticos, así como las novelas El abisinio (premio Goncourt al mejor autor novel 1997), El cerco de Ispahán o Rojo Brasil (premio Goncourt 2001).

Foto © Jacques Sassier



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.