Atrás
ISBN978-84-339-7457-0
EAN9788433974570
PVP CON IVA21 €
NÚM. DE PÁGINAS384
COLECCIÓNPanorama de narrativas
CÓDIGOPN 676
TRADUCCIÓNDaniel Najmías
PUBLICACIÓN03/09/2007
COMPARTE EN:

El hueco que deja el diablo

De Alexander Kluge (Halberstadt, 1932) dijo W. G. Sebald que era «el más ilustrado de los escritores». Susan Sontag calificó sus libros de «esenciales». Desconocida hasta ahora en castellano su obra escrita, de su faceta de director de cine -su segunda gran pasión junto con la literatura-, en España se pudo ver Una muchacha sin historia y Fernando el radical, y también un episodio de Alemania en otoño.

Inscribiéndose en una larga tradición cuentística a la que imprime su talento de documentalista cinematográfico y literario, Kluge se apropia de los materiales más diversos y los hace suyos en historias que van de la miniatura al relato breve de apenas cuatro o cinco páginas. Las casi doscientas narraciones de El hueco que deja el diablo son, en palabras del propio autor, la continuación de una búsqueda, iniciada en la monumental Chronik der Gefühle (Crónica de los sentimientos, 2000), ahora con un nuevo centro de interés: «el mundo fantástico de los hechos objetivos», pues todo parece indicar que la realidad tiene «imaginación». «Lo que escribo», subraya, «depende de lo que, en el nuevo siglo, se transforma a mi alrededor.» Y una vez lanzado a esa búsqueda -impulsada básicamente por la caída del Muro de Berlín y el derrumbe de la Unión Soviética-, el autor percibe un «retroceso», intuye la presencia, en nuestro tiempo, de elementos «medievales»: unos liberarían fuerzas humanas; otros, fuerzas diabólicas.

El accidente de Chernóbil, la tragedia del 11-S, los entresijos de un ensayo de Maria Callas, un triángulo amoroso en el París ocupado por los nazis, los últimos días de Cartago, la película favorita de Walter Benjamin, una presunta -y reciente- aparición del diablo en la Casa Blanca... El abanico de escenarios y personajes, actuales e históricos, escogidos por el autor para rastrear ese hueco por el que «el Maligno» se cuela (o se escapa) no dejará indiferente al lector, como tampoco pasarán inadvertidos sus brillantes y atrevidos experimentos formales que convierten cada narración en una personalísima mezcla de ficción analítica y crítica social. Y también, a veces, en una pregunta para la que el autor tampoco tiene respuesta.

«Un libro emocionante, intenso, hermoso, simplemente inolvidable» (lrving Malin, The Review of Contemporary Fiction).

«Lo que puede parecer un compendio arbitrario de historias que cuentan de todo un poco -pero que sobre todo nos hablan de la actividad del diablo en el mundo- va perfilándose, cada vez más, como el incansable trabajo de medición de un geógrafo siempre dispuesto a registrar en sus mapas toda anómala ondulación del terreno y todas las singularidades del paisaje» (Oliver Jahn, Litrix.de - German Literature Online).

«El impacto acumulativo de estos "cuentos" nos deja sin base conocida desde la que poder observar el presente» (Jonathan Crary, Artforum).

«La diferencia entre realidad y ficción no desempeña aquí ningún papel... [El autor] inventa entrevistas y citas, pero también se apoya en la más sólida tradición científica, en datos comprobados y documentados y en fuentes fidedignas» (Martin Lüdke, Frankfurter Rundschau).

 


Kluge, Alexander


Alexander Kluge nació en Halberstadt, cerca de Magdeburgo, en 1932 y se doctoró en Derecho por la Universidad de Frankfurt a. M. en 1956. En esta ciudad trabó amistad con el filósofo Theodor Adorno, que entonces encabezaba la Escuela de Frankfurt desde el Instituto de Investigación Social, centro del que Kluge fue asesor jurídico. Tras escribir sus primeros relatos, pronto se interesó también por el cine y, en 1958, el filósofo le presentó a Fritz Lang, de quien fue asistente en sus últimas películas alemanas. En 1960 dirigió su primer corto; dos años más tarde fue uno de los redactores del manifiesto de Oberhausen, en el que se postularon las bases del llamado Nuevo Cine Alemán. Su primer largo, Una muchacha sin historia, basado en su cuento "Anita G." obtuvo poco después el León de Plata en el Festival de Venecia. Desde entonces ha producido, escrito y dirigido una veintena de films. De su obra escrita destacamos Lernprozesse mit tödlichen Ausgang, (Procesos de aprendizaje con desenlaze mortal, 1973), Neue Geschichten: Hefte 1-18 (Nuevas historias: cuadernos 1-18, 1977) y la colección de relatos, en dos volúmenes, Chronik der Gefühle (Crónica de los sentimientos, 2000).

Foto © Markus Kirchgessner



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.