La eternidad por fin comienza un lunes

Un circo recorre los pueblos de una Latinoamérica que es como una mágica condensación de todo el continente. En los carromatos van los hermanos Caprile, malabaristas venidos a menos pero que antaño fueron los más admirados en las fastuosas fiestas de los palacios de Europa; Anabelle, la bella trapecista, el «cisne negro», hija de un judío polaco y de una laudista brasileña, vendida por su padre al dueño del circo Cinco Estrellas; las mellizas Cloe y Cleo; el enano Caifás y Asdrúbal el Mago, el enamorado de Anabelle, que acabará guardándola literalmente en su corazón... 

Pero en este circo, en palabras del autor, «conviven personajes de ficción con figuras reales. Entre otros, desfilan, pasan, viven, respiran, José Raúl Capablanca, lsadora Duncan, Tina Modotti, Felipe Dulzaides, Ernesto Lecuona y Julián Orbón, el trovador Cacho Duvanced, Horacio Quiroga, Wichy Nogueras, Octavio Smith y mi padre, Elíseo Diego. Tengo parientes que hubieran podido vivir en las páginas de mi novela. Tías maromeras, madrinas trapecistas, abuelas pianistas y tíos tenores, bailarines de charlestón en patines, poetas; buscavidas y cuentavidas. Una familia bien particular».

Estructurada como una función de circo (primer acto, intermedio y segundo acto), esta novela es la revelación de un escritor excepcional, digno heredero de la mejor narrativa latinoamericana, que suma a las cualidades de sus predecesores una inagotable capacidad tabuladora y un singular sentido del humor teñido de melancolía.

«Un libro mágico que equilibra los compases respiratorios del humor y de la épica, de la tragedia y de la melancolía» (Gerardo Ochoa Sandy, El Nacional).

«Hay un desbordamiento verbal en la novela que quizá podría llamar a engaño y hacer pensar que la herencia de García Márquez es directa, pero no creo que vaya por ahí la cosa; si bien es cierto que hay ecos de la escritura del hijo del telegrafista de Aracataca, siento mucho más fuerte otras voces, como la de Günter Grass y El tambor de hojalata y la de Heinrich Böhl y su Memorias de un payaso» (A. González Acosta, Unomásuno).

«Un novelista con profundo arraigo histórico y vigoroso instinto crítico, que sabe mantener el equilibrio entre un lenguaje expresivo y una narración precisa» (Álvaro Enrigue, Vuelta).

«Un viaje alucinante por los caminos no transitados del realismo maravilloso» (Fabrizio Mejía Madrid, Nexos). 

«Cuando uno cierra esta novela, una vez concluida la lectura, quiere volver a empezarla. Creo que ésta es la mejor recomendación posible» (David Huerta).

ISBN978-84-339-0977-0
EAN9788433909770
PVP CON IVA11.7 €
NÚM. DE PÁGINAS312
COLECCIÓNNarrativas hispánicas
CÓDIGONH 167
PUBLICACIÓN01/09/1994
COMPARTE EN:
 


Eliseo Alberto


Elíseo Alberto nació en La Habana en 1951, don­de estudió periodismo. Ha sido jefe de redacción de El Caimán Barbudo y subdirector de la revista Cine Cubano. En la actualidad reside en México, donde es profesor de la cátedra de guión del Centro de Capacitación Cinematográfico. Ha es­crito numerosos guiones, los libros de poesía Importará el trueno, Las cosas que yo amo y Un instante en cada cosa, la novela La fogata roja (Premio Nacional de la Crítica) y el relato para niños Algo de corazón (Premio de Literatura «La Edad de Oro»). La eternidad por fin comienza un lunes (un título tomado de un poema de su padre, Elíseo Diego), publicada en México en 1992, sig­nificó su consagración como una de las voces más deslumbrantes de la joven narrativa latino­americana. 

Foto © Pia Elizondo



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.