Atrás
ISBN978-84-339-0758-5
EAN9788433907585
NÚM. DE PÁGINAS142
COLECCIÓNCuadernos Anagrama
CÓDIGOCA 158
PUBLICACIÓN01/01/1978
COMPARTE EN:

Lucha de clases y clases de lucha

Este cuaderno está divido en cuatro escritos, subdividos a su vez en distintos capítulos:

«Va de elecciones» contiene un primer capítulo homónimo, además de ««Democracia», What is it?», «Elecciones: ¡Marchando una de pacto social!», «Único-Unitario-Unificado», «Habla, pueblo, habla» y «Yo tampoco voté PSUC».

«Crítica de la vida cotidiana» se desarrolla con un primer capítulo homónimo seguido de «Breve resumen de las aportaciones al tema «vida cotidiana»», «Anexo: Nota de la «Internationale Nexialiste»», «Discurso sobre el discurso: Henri Lefèbvre» y «El espectáculo situacionista».

El tercer capítulo, «La guerrilla, ayer y hoy», empieza también con un capítulo homónimo y es complementado con «Renunciamos a todo, menos a la violencia...» y «La larga marcha de Ulrike Meinhof».

El último y cuarto capítulo «Autogestión y utopía», como no podía ser de otra forma, empieza con un capítulo homónimo, seguido de «Viaje al país de Utopía», «Autogestiono más que ayer, pero menos que mañana» y «La anarquia, final del laberinto...».

Serie: Documentos.

 


Soler, Santi


Santiago Soler i Amigó (1943-1999) nació, residió y murió en Badalona. Desde el principio firmó Santi Soler —herejía para el buen catalanista de los años sesenta— para que constara sin sombra de duda que él no era de esos grupos destinados a "hacer país", y además porque era su nombre de verdad. En su día estudió Filosofía (1963-68), Periodismo (1970-74), etc. Empezó a escribir por los papeles ya en 1962-64 (en la prensa local no vinculada al Fascio), en la revista Promos (1964-66), en editorial EDIMA (1966-69), etc.

Compiló para Grijalbo una selección de textos de Bakunin. En cuanto a su obra inédita, murió en manos de la censura oficial, de la censura de la oposición, se publicó sin firma o le condujo a alguna que otra pausa forzosa (1973-75). Su hobby fue el abordar temas que son o fueron tabú, desde cubrir secciones de política exterior (cuando ello resultaba lo más peligroso) hasta el bordear aún temas conflictivos o aventurar opiniones poco ortodoxas. Fue redactor de Ajoblanco (1976-78) y colaboró además en diversas revistas y editoriales: revista El Viejo Topo, ediciones Etcétera...

Agradeció a la Santa Inquisición el hábito adquirido en eso de la autocensura, y agradecería más aún el habérsele podido ahorrar. La recopilación Lucha de clases y clases de lucha fue una de estas pruebas que no siempre salen bien, pero tampoco siempre terminan mal.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.