Agenda

Vie 12 Ago 2011. 00:00

Estreno de La mirada invisible

España
..

Llega la película La mirada invisible, adaptación de la novela Ciencias morales de Martín Kohan. Estreno en cines el 12 de agosto

El próximo día 12 de agosto se estrena en España la adaptación al cine de Ciencias morales, novela que le valió al escritor argentino Martín Kohan el Premio Herralde de Novela en 2007. La película, titulada La mirada invisible, es el tercer largometraje del director argentino Diego Lerman, y se trata de una coproducción entre España, Argentina y Francia.

La mirada invisible llega a las pantallas españolas después de su exitosa participación en una gran cantidad de Festivales Internacionales –Cannes, Tokyo, San Sebastián o Huelva– y ser  nominada a 11 Premios Cóndor, los galardones que otorga la Academia de Cine Argentino.

La película, ambientada en los momentos previos a la guerra de las Malvinas, nos sumerge en el turbio viaje personal que emprende María Teresa, una preceptora en el colegio Nacional de Buenos Aíres, cuando persiguiendo un vago, quizá inexistente, olor a tabaco, comienza a esconderse en los baños de los chicos para sorprender a los alumnos que fuman y llevarlos ante la autoridad. Un hábito que poco a poco comienza a hacerse cada vez más oscuramente excitante.

El director ha declarado: “La atmósfera de Ciencias morales, sus personajes y sobre todo su punto de vista, una mirada singular, lúcida y original sobre las relaciones del poder, me sedujo absolutamente. Esta es una película en la que el periodo de la dictadura argentina siempre está presente, y siempre en off. Un tiempo en el que todo estaba prohibido, y por tanto todo era trasgresión”.

En la web oficialde La mirada invisible encontraréis el trailer y material de prensa.

Comentarios a Ciencias morales

«Una novela de alta calidadUn tema atrevido resuelto con extrema delicadeza y un brillante símbolo de la represión durante la dictadura militar argentina» (J.A. Masoliver Ródenas, La Vanguardia).

«La función de la voz narradora, ejemplar, es capital para captar todos los matices psicológicos, todas las pulsiones que se refrenan, todas las tabas éticas amenazadas por la trasgresión y todas las obligaciones éticas que se pisotean con espeluznante naturalidad» (J. Ernesto Ayala-Dip, El País).

«La prosa de Kohan es impecable» (Andrés Barba, Letra Internacional).

«Es una narración sorprendente en su modo de palpar el aire opresivo sin el concurso de un yo que lo exponga y lo rememore» (Edgardo Dobry, Letras Libres).

«De la novela se podrían escribir muchas cosas: que es fría y clínica, que resulta inquietante en su aparente asepsia, que su contención esconde varias cargas explosivas, que duele, que hiere, que lastima, que ilumina rincones oscuros de la historia reciente de un país complejo, que bajo su aspecto notarial late una novela decididamente política, que provoca miedo, que está medida al milímetro, que desborda oficio. Pero sobre todo Ciencias morales significa la confirmación de un escritor llegado al puerto seguro del talento…Una novela magnifica» (Ricardo Menéndez Salmón, El Comercio).

«Kohan sostiene las más de 200 páginas con buen pulso. Los análisis psicológicos son de gran finura y el novelista dispone de un lenguaje preciso» (Joaquín Marco, El Mundo).

«Una novela escrita en clave, de una ironía demoledora…El mayor interés se centra en lo que su narrador insinúa, más que en lo que expresa abiertamente» (José Belmonte Serrano, La Verdad).

«Una novela de excelentes pasajes literarios» (Nicolás Miñambres, Diario de León).

«Vigilar y castigar a los ciudadanos de un país se puede empezar a hacerlo desde que van a la escuela. Esto es lo que Martín Kohan ha descrito maravillosamente en un libro que recrea, con un poderoso sentido del ritmo, la atmósfera de represión y ahogo de un colegio de elite en una sociedad enferma» (Marina Espasa, Time Out Barcelona).

«Con guante de terciopelo, Kohan mantiene el tiempo del diapasón. Buen trabajo de cañerías. Una lección de cómo narrar una historia pequeña sin perder la atención del lector. Sin que al autor le coja un ataque de ser autor. Compensado y eficaz. El filete al punto. Sentimos empatía con la vida gris de la protagonista. Una mujer de la que los hombres de su alrededor han huido o están de espaldas. Y somos, con ella, diligentes como censores. Quizás porque la ironía te especia todo de tal manera que cometes el mismo error de confianza que la protagonista. Así que cuando quieres darte cuenta –rendidos a sus pies, señor Kohan– la araña te ha atrapado y estás en el medio de una pesadilla. Buena novela» (Carlos Zanón, Avui).

«Una novela de curioso escenario que está escrita en una sintonía de gradación en interés y en intriga, cuidada en prodigarse oportunamente hacia panorámicas en donde la anécdota pueda derivar hacia la categoría con la concurrencia de estadios políticos del país que, en cierto modo, si un tanto velados no por eso tarda en avisarlos el lector» (Santiago Aizarna, El Diario Vasco).

«Es un relato cargado de historia y de Historia, pero sin alardear de ello, ciñéndose al material narrado como se ciñen los pliegues de la túnica a una escultura grecorromana: con la incomparable seducción del guante ajustándose a la mano para mostrárnosla, al tiempo que nos la oculta y la protege» (Ricardo Bada, Revista de Libros).

«Una obra madura y compleja… Una perspectiva irónica, encubierta tras una adjetivación de gran sutileza y una atrevida utilización de la elipsis como marca del autor implícito…Ciencias morales confirma a un narrador de fuste, que combina en poco más de doscientas páginas el placer de una historia bien contada y la reflexión histórica sin explicitar en demasía el discurso político…Una de las más inquietantes novelas de la reciente narrativa latinoamericana» (Elena Santos, Guaraguao).

«Sugestiva novela… Los niveles de expectación narrativa que alcanza son inmejorables: nada falta, todo es narrado con prolijidad, nada queda fuera de la necesidad del lector» (Nelson Rivera, El Nacional, Venezuela).

«Imposible no leer a Martín Kohan en ese sistema saeriano de la construcción obsesiva de una prosa que reitera una y otra vez con variaciones los movimientos, los objetos, los sentidos. Imposible no agregar que la vigilancia de la prosa se traslada a los gestos de los personajes y al roce de los cuerpos en una erótica perversa que es también integrante de esta novela» (Beatriz Masine, Clarín, Argentina).

«Sin golpes bajos, con precisión incisiva, Ciencias morales apela tanto a lo que se ve (las acciones de los personajes) como a lo que se calla pero se sugiere (la múltiple valoración de estos, agazapada en la constante ironía). A la manera de memorables relatos distópicos, construye diestramente el espacio simbólico de un orden que sólo puede alcanzar su perfección en la rigidez mecánica y la muerte, y exhibe también las grietas de violencia y deseo que se dibujan en la superficie congelada y amenazan romperla» (María Rosa Lojo, La Nación, Argentina).

«El desenlace resulta memorable gracias al ímpetu de la prosa, casi irrespirable por su dramatismo» (Christopher Domínguez Michael, Reforma, México).


 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.