Atrás

LEE UN FRAGMENTO



ISBN978-84-339-7987-2
EAN9788433979872
PVP SIN IVA16,25 €
PVP CON IVA16,90 €
NÚM. DE PÁGINAS176
COLECCIÓNPanorama de narrativas
CÓDIGOPN 955
TRADUCCIÓNFrancisco J. Ramos Mena
PUBLICACIÓN14/06/2017
COMPARTE EN:

Parece que fuera es primavera


Esta novela relata una historia real. Sucedió en 2011. La vivió Irina Lucidi. Esta novela aborda un dolor para el que muchos idiomas no tienen una palabra: «La palabra que falta. El progenitor que pierde a un hijo. No que lo mata: que lo pierde. ¿Cómo se llama, cómo se dice, quién es aquel a quien se le ha muerto un hijo? ¿Qué lugar ocupa en la historia? Falta la palabra, falta la palabra. Carencia, ausencia. ¿Quién la ha borrado?, ¿cuándo?, del diccionario italiano, francés, alemán, español, inglés. Y, además, ¿por qué?»

Irina es una mujer de padre italiano y madre alemana, criada en Bélgica y educada en escuelas italianas, abogada, con experiencia laboral en Estados Unidos, Francia y después en Suiza, donde se casó con Mathias, un suizo alemán que trabajaba en la misma multinacional que ella. Tuvieron dos hijas gemelas, Alessia y Livia, y se separaron. En enero de 2011 el padre se llevó a las niñas, que entonces tenían seis años, supuestamente para pasar unas vacaciones con ellas. Se suicidó en las vías del tren en Italia y dejó una nota a su ex mujer en la que le decía que las pequeñas no habían sufrido y que no las volvería a ver.

La novela relata la historia de ese desgarro, de ese dolor. La historia de una madre que busca a sus hijas y topa con la burocracia, con la indiferencia, con la desidia, con el olvido. La historia de una madre que debe aprender a vivir con esa ausencia. La historia de una madre que debe aprender a superar la pérdida, a cerrar la herida, a mirar hacia delante, a descubrir que «fuera es primavera».

Partiendo de un hecho de la crónica de sucesos y dando voz a la madre doliente, Concita De Gregorio ha escrito un libro sobre el absurdo, sobre lo atroz, sobre lo innombrable. Una novela que se adentra en el territorio incierto del sufrimiento y recorre el arduo itinerario necesario para superarlo, para salir adelante. Huyendo del sentimentalismo fácil y del sensacionalismo barato, la autora crea una novela concisa, valiente, intensa, sobrecogedora, deslumbrante.

«Más que una autobiografía, es un poema en el que las palabras adoptan una intensidad lírica» (Melania G. Mazzucco).

«Una historia impresionante, objeto de crónicas periodísticas en Italia y en Suiza. Pero el libro de Concita De Gregorio es algo más. Porque demuestra que se puede contar desde dentro un dolor que al parecer no tiene una palabra que lo describa» (Donatella Alfonso, La Repubblica).

«Concita De Gregorio cuenta el dolor de una madre y la posibilidad de renacer» (Annalena Benini, Il Foglio).

«Un libro que hace pensar más en una balada que en una novela... Es en primer lugar la historia de una soledad femenina» (Elisabetta Rasy, 24 Ore).

«Aprender a convivir con la ausencia. La lección universal de una madre» (Aldo Cazzullo, Corriere della Sera).

 


De Gregorio, Concita


Concita De Gregorio (Pisa, 1963), hija de padre tos­cano y madre española de Barcelona, es periodista y escritora. Licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Pisa, articulista de La Repubblica, fue directora de L’Unità de 2008 a 2011. Entre 2013 y 2016 dirigió el programa de literatura y cultura Pane quotidiano en la RAI3; es una de las fundadoras de la revista Ctxt. Ha escrito diversos libros, entre los que destacan Non lavate questo sangue, Una madre lo sabe (finalista del Premio Bancarella), Così è la vita. Imparare ad dirsi addio, Io vi maledico, Cosa pensano le ragazze y Non chediermi quando. Ro­manzo per Dacia.

Fotografía: ©Fabio Lovino



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.