Coronel Lágrimas


A la altura de los Pirineos un anciano ermitaño se ha dado a la tarea de escribir la historia universal en clave íntima. ¿Qué esconde? Guiada por la obsesiva pero juguetona mirada de su narrador, Coronel Lágrimas traza el esclarecimiento de este secreto vital. Comparte, de cierto modo, la caprichosa ambición de su protagonista: reducir el mundo a unas cuantas citas, a unas cuantas imágenes, a unos cuantos instantes. Cifrar la historia. Y así, la narración de una jornada arbitraria dentro de la vida de su enigmático protagonista da paso a una cartografía vital que acaba por elucidar, en clave tragicómica, la historia política del siglo pasado: de la Rusia de la Revolución de Octubre hasta el México de los veinte, de la España de la Guerra Civil hasta las lejanas islas caribeñas, esta novela-catálogo esboza, casi en instantáneas, la vida de un hombre que no estuvo a la altura de su tiempo. Su épica es aquella del hombre privado, su historia la de una sociedad condenada al capricho informático.

Fina, sutil, elegante, extravagante, rara, Coronel Lágrimas supone el brillantísimo debut narrativo del joven escritor costarricense-puertorriqueño Carlos Fonseca, considerado por Ricardo Piglia como su alumno más brillante de la Universidad de Princeton. Una novela sobre las formas en las que ciframos nuestras pasiones, sobre las maneras en que transformamos nuestros temores en escritura.

«La ópera prima de Fonseca tiene la forma de un caleidoscopio verbal intrigante e inolvidable» (Ricardo Piglia).

«Una de las características de la mejor literatura es su capacidad de regeneración creativa, mutando en fórmulas más modernas y sugerentes (...) En esta línea se publica Coronel Lágrimas, primera novela de Carlos Fonseca y ya una sólida aportación a este proceso de modernización narrativa. Hallamos aquí a un anciano coronel apátrida autorrecluido en una aislada casona del Pirineo; melancólico y decadente, matemático aristocratizante, obseso de los datos y gran bebedor de café. Lleva años dedicado a enmarcar su vida en unos hechos históticos de convulsa relevancia: él y sus ascendientes se pasean por la revolución bolchevique, la Guerra Civil española, la Segunda Guerra Mundia, Woodstock y Vietnam en un recorrido metafórico que simboliza la conciencia de un siglo XX marcado por la sinrazón. Destaca en este relato -inspirado en el matemático Grothendieck- la ambivalencia entre recordar y olvidar, la condicionante presencia del pasado y la configuración estética de la Historia. Lograda novela de imaginativas propuestas» (Jesús Ferrer, La Razón).

«La primera novela de un autor que escribe magníficamente bien. Y que, encima (para su suert, y la nuestra) solo tiene 28 años» (J. S. Montfort, Hermano Cerdo).

«La novela posee un ritmo intenso que se nos impone cual salmo, con una musicalidad estudiada que ora estraga, ora se revela como el martilleo necesario para una obra perturbadora y absorbente» (Jesús Nieto, El Cultural, El Mundo).

«Con una prosa elegante y meditada, y una sorprendente capacidad para crear imágenes líricas, Fonseca es partícipe de esa mencionada necesidad de contar historias para entender el mundo y también para entenderse a uno mismo… Me ha llamado poderosamente la atención el modo en que el narrador muestra el mundo como si fuera el operador de una cámara de cine, conduciendo los ojos del lector por los rincones de la historia… Esta “escritura-zoom” muestra desde el principio una fuerte voluntad de estilo que confiere al libro de alta potencia literaria y que hace pensar que cualquier relato que surja de ese dispositivo construido por Fonseca es susceptible de convertirse en una gran historia» (Miguel Ángel Hernández, La Opinión de Murcia).

«Seamos honestos. Estamos ante una novela de verdad. Seamos sinceros. Pocos en su primera obra editada dicen tanto, afinado y marcando tanto estilo… Una novela luminosa en planteamiento. Grande en estructura, cinco escenas que van de la mañana a la madrugada. Un tesoro con muchos años para ser gozado, el leer a Carlos Fonseca será un ejercicio saludable para comprender para qué sirve la literatura. Si para algo sirven algunas cosas, para entender al humano ayuda el leer literatura. Leer para creer» (Pedro Bosqued, Heraldo de Aragón).

«Estamos ante una novela escrita con la pasión de la inteligencia» (J.A. Masoliver Ródenas, La Vanguardia-CulturaS).

«El autor hispanoamericano más joven del prestigioso catálogo de Anagrama» (Diego Zúñiga, Revista Qué pasa).

«Cuando apenas llevamos unas páginas leídas ya sabemos que el coronel será uno de esos personajes inolvidables. Y que Coronel Lágrimas, la novela que no sabíamos que estábamos esperando desde hacía mucho tiempo…Con una escritura que en muchos momentos recuerda el gusto por el detalle y por lo ajeno de Pierre Michon en Vidas minúsculas, aprendida la lección del Borges de los catálogos infinitos y la extrañeza narrativa del injustamente olvidado Juan Rodolfo Wilcock, este jovencísimo Carlos Fonseca (San José, Costa Rica, 1978) es un regalo de los dioses. Un escritor que escribe simulacros y espejismos como quien cincela bloques de mármol, un escritor de raza, indómito, cuya inteligencia procede de una imaginación torrencial. Una escritura bellísima, compleja hasta decir basta y con un sentido del ritmo narrativo y de la oralidad compartida inusual en un autor tan joven. En fin, un libro que no puede pasar desapercibido y que en modo alguno ha de ser efímero» (Ricardo Baixeras, El Periódico).

«El que escribe muy bien por cierto es él mismo, Carlos Fonseca, en este su debut narrativo, que si es mucho y bueno lo que ofrece, lo que su escritura promete hacer es mucho más. Una buena manera de contarnos historias de la historias» (Santiago Aizarna, El Diario Vasco).

«Lector voraz, autor brillante» (El Nuevo Día, Puerto Rico).

«Una novela sublime» (Rafael Acevedo, Claridad, Puerto Rico)

«Coronel Lágrimas , la primera novela del costarricense Carlos Fonseca (1987) es, a partes iguales, un acierto claro y una lectura compleja y desafiante» (Sebastián Antezana, Página Siete, Bolivia).

«Coronel lágrimas es el carpetazo a En busca de Klingsor» (Marta Aponte, El Roommate, Puerto Rico)

«¿Qué puede hacer, al fin y al cabo, un coronel matemático que escribe medio borracho, solo, melancólico, entregado al recuerdo y a la contemplación de algunas fotografías que congelaron instantes hermosos de su vida? Según parece, reducir el amor a guarismos y símbolos. Hacer de lo huidizo lo exacto, de lo voluble lo pétreo. Y Carlos Fonseca, ese testigo que ha sabido contar esta historia de historias, nos ha regalado así un libro plurisémico y radiante» (Guillermo Barquero, Sentencias Inútiles, Costa Rica).

«La novela Coronel lágrimas es un grandioso debut literario, quizá el que siempre estuvimos esperando. Es una novela con una trama muy estructurada, donde la miseria cotidiana y los grandes hechos históricos se van hilando con una precisión matemática» (David Cruz, Literofilia, Costa Rica).

«Confieso que no había hecho otro descubrimiento tan grande en la narrativa en castellano desde que hace unos seis o siete años leí al español Justo Navarro. Acabo de leer la primera novela de un jovencísimo (apenas 28 años) escritor costarricense y portorriqueño y todavía –varios días después- no he dejado de disfrutarla. Y lo que es más importante aún: de pensar una y otra vez los mil caminos que abre a la imaginación, el pensamiento, la reflexión creativa» (Enrique Zattara, El Ojo de la Cultura, España).

«Fonseca ha sabido plantear su novela como un fascinante laberinto que es difícil dejar de recorrer, aun cuando lo más probable es que no encontremos la salida. Todos –el coronel, el narrador, los lectores–tenemos las fichas de un rompecabezas que es difícil armar porque la imagen a reconstruir se metamorfosea a cada instante» (Marlon Aquino, El Buen Librero, Perú)

«La lectura de Coronel Lágrimas es imprescindible, entre muchas razones, por su propuesta arriesgada, por el manejo inteligente de los múltiples elementos metaliterarios y por reivindicarel papel del lector en la construcción de sentidos durante la lectura» (Lenin Pantoja, El Hablador, Perú).

«En éste libro Fonseca ejerció su considerable destreza como novelista, haciendo girar una cámara desde varios ángulos, desde varios prismas que evidencian a un hombre, al coronel, con un corazón latiendo caliente debajo del abrigo, romántico, melancólico, nostálgico, que ejercita la memoria y ansía volver a esa vida fragmentada. Vivir de nuevo, ver de nuevo, y luego, ver más» (Gunter Silva, Lima Gris, Perú).

«Cinco breves capítulos y una serie de sumarios guiados por un ojo omnipresente nos habla de la belleza de prescindir de lo obvio y lo manido. Y eso hay que agradecérselo al autor» (Salvador Luis, Suburbano, Estados Unidos).

 


Fonseca, Carlos


Carlos Fonseca (San José, Costa Rica, 1987) es doctor en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Princeton. Ha colaborado en revistas literarias como Literary Hub, The Guardian, LetrasLibres, BOMB Magazine y Otra Parte, entre otras, y ha sido seleccionado por el Hay Festival como parte del grupo Bogotá 39-2017 (que reúne a los 39 autores latinoamericanos menores de 40 más destacados del momento), y por la organización de la Feria del Libro de Guadalajara como una de las veinte Nuevas Voces de la narrativa latinoamericana, dentro del proyecto Ochenteros. Anagrama publicó su primera novela, Coronel Lágrimas, que fue muy bien recibida por la crítica y se tradujo al inglés: «La ópera prima de Fonseca tiene la forma de un caleidoscopio verbal intrigante e inolvidable» (Ricardo Piglia); «Escrita con la pasión de la inteligencia» (J. A. Masoliver Ródenas, La Vanguardia); «Lograda novela de imaginativas propuestas» (Jesús Ferrer, La Razón); «Una novela sublime» (Rafael Acevedo, Claridad); «Un libro plurisémico y radiante» (Guillermo Barquero); «Recuerda a lo mejor de Bolaño, Borges y Calvino» (The Guardian); «Profundamente inquietante» (The Paris Review); «Un debut maravilloso» (Valerie Miles, The New York Times). Actualmente reside en Londres y es profesor en la Universidad de Cambridge.



OTRAS OBRAS DE Carlos Fonseca
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.