01/02/2017
Mariana Enriquez gana el premio Ciutat de Barcelona en la categoría “Literatura castellana"

La escritora argentina Mariana Enriquez ha sido reconocida con el premio Ciutat de Barcelona en la categoría “Literatura castellana” por su libro de cuentos Las cosas que perdimos en el fuego, publicado por Anagrama en febrero de 2016.

Acaba de llegar a las librerías españolas, siempre de la mano de Anagrama, otro libro de cuentos de la autora, Los peligros de fumar en la cama, que había aparecido con anterioridad en Argentina.

Los premios Ciutat de Barcelona, convocados anualmente por el Ayuntamiento de Barcelona (Institut de Cultura), tienen una dotación económica de 7.000 euros y reconocen a los creadores y artistas más destacados del último año. Se entregarán en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona el próximo jueves 16 de febrero.

El jurado, integrado por Jordi Gracia (presidente), Antonio Iturbe, Lolita Bosch, Teresa López e Isabel Sucunza, destaca que la autora «combina en sus relatos naturalidad de estilo, sin patetismo melodramático y con dosis de humor negro y ácido, para minar la cotidianidad con subsuelos inquietantes».

 

Mariana Enriquez(Buenos Aires, 1973) es periodista, subeditora del suplemento Radar del diario Página/12 y docente. Ha escrito novelas, relatos de viajes, perfiles y colecciones de cuentos: en Anagrama han aparecido dos de ellas, Los peligros de fumar en la cama y Las cosas que perdimos en el fuego, publicada en veinte países.

«Mariana Enriquez es una escritora fascinante que exige ser leída. Como a Bolaño, le interesan las cuestiones de la vida y la muerte; su ficción nos impacta con la fuerza de un tren de mercancías» (Dave Eggers).

«El terror, en los cuentos de Mariana Enriquez, se desliza como un jadeo de agua negra sobre baldosas al sol. Como algo imposible que, sin embargo, podría suceder» (Leila Guerriero).

«Toma un rasgo que reconocemos en Cortázar y lo exacerba: lo podrido y maléfico de la vida cotidiana, la rajadura por la que se filtra un fondo de irracionalidad donde chapotean cuerpos entregados a sus excreciones y palpitaciones» (Beatriz Sarlo).

«Un prodigioso cruce entre la reescritura de ciertas tradiciones y esa lucidez atroz que llamamos mirada propia. Compartirla con los lectores es motivo de fiesta» (Andrés Neuman).

«Tan auténtica y perspicaz que consigue evocar una realidad más vívida que la que nos rodea... Una escritora de primera clase» (Daniel Gumbiner, McSweeney’s).

«Una narradora oscura, minuciosa, terrible y cautivadora» (Javier Calvo).

 

De Las cosas que perdimos en el fuego, la crítica ha destacado:

«Goza de un merecido reconocimiento. La escritura posee cualidades como la condensación y una sugerente frialdad. Una prosa con peso específico» (Carlos Pardo, El País).

«Tanto horror, además de fascinar como está obligado a hacerlo toda propuesta sólida y atractiva que tenga cabida en el género, se acaba revelando hecho de densidad política y analítica» (Nadal Suau, El Mundo).

«Una mirada singular e inquietante. Una voz literaria auténtica que galvaniza a los lectores. Literatura llamada a perdurar» (Sergi Bellver, La Vanguardia).

«Se apoya con inteligencia en los maestros para crear un mundo narrativo muy propio» (Edmundo Paz Soldán).

«Un macabro y fascinante juego de voces femeninas que hipnotizan a los lectores, los asustan, los sorprenden y los colocan frente a un espejo» (Guillermo Busutil, Diario de Mallorca).

«Excepcional» (Marta Sanz).


COMPARTE EN:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.